948 302 450      info@equimercado.org
Rooibos 2017-06-28T09:55:37+00:00
 

 

Actualmente la comercialización del rooibos en España ha aumentado de forma exponencial. Si en el 2005 apenas nadie conocía de su existencia, hoy está disponible en casi todas las tiendas de té, herbolarios, tiendas ecológicas… incluso supermercados y grandes superficies. Es uno de los productos que ha tenido un crecimiento mayor en nuestro país (si exceptuamos smartphones, tablets…) u otros alimentos como la quinua. ¿Y eso a qué ha sido debido?

¿Qué es el rooibos?

Para comenzar, no es un té. Aunque esto ya cada vez lo sabe más gente. Al principio se le llamaba té rojo, pues la infusión da un color parecido. Aunque tampoco es muy cierto, pues los tes rojos auténticos, (no confundir con el que nos venden en bolsitas en el supermercado, que no es té rojo casi nunca) tiene un color mucho más oscuro que la infusión de rooibos, de un rojo más vivo y menos terroso.

Es una infusión que se extrae de la hoja secada y fermentada del Aspalathus linearis, arbusto que crece únicamente en las zonas desérticas de Sudáfrica. Usado como bebida común por los nativos sudafricanos, comienza a tomarse por la población blanca a mediados del siglo XX y es tras una campaña de popularización del producto por parte del estado sudafricano que su consumo comienza a extenderse por Europa y Norteamérica.

Y ¿cómo se extiende tan rápidamente? La respuesta es bien simple: es un producto muy bueno, ligeramente dulce, sin teína y sano. Ideal para toda aquella persona que quiere tomarse un té pero no le gusta porque es astringente, porque tiene teína… o simplemente porque nunca ha tomado un té negro o verde de calidad (pero si estás aquí, es muy probable que lo encuentres).

Además, a diferencia de las infusiones de “siempre”, como el poleo menta, la manzanilla… el rooibos lo podemos aromatizar y ofrecer así una amplia variedad de rooibos como rooibos con canela y naranja (un clásico), o rooibos con vainilla, o con especias digestivas, o con chocolate…. seguro que encuentras el que más te gusta.

Además de ser una infusión rica en sabor, tiene un alto contenido en antioxidantes y oligoelementos, presenta un ligero efecto diurético y NO CONTIENE TEÍNA/CAFEÍNA (su gran ventaja respeto al té negro). Así que vía libre para tomarla durante el embarazo, lactancia, niños pequeños, antes de dormir…

A nosotros el rooibos nos encanta porque supone un momento de relax, de pausa, de relajación, de conciencia propia. Un rooibos no puede tomarse corriendo, como un café, un rooibos necesita infusionarse durante unos 5 minutos, para extraer toda su esencia, a temperatura del agua muy alta y necesita reposo, y una buena conversación, con amigos, conocidos, extraños o contigo mismo. Si no eres muy de té, serás de rooibos, pruébalo!!

Un par de apuntes más sobre el rooibos. Es un antihistamínico natural, muy ligero y que no provoca somnolencia. Ideal para todos aquellos (cada vez más) que padecéis alergias al polen, ácaros… y se usa en muchos países para combatir el cólico del lactante. Aquí no hemos encontrado estudios, así que nos lo tomamos con prudencia.

Y como sabemos bastante de piel, pues su uso atópico es recomendable para pieles sensibles, para tratar dermatitis. Hacéis una infusión de té y cuando esté fría, la aplicáis a la piel con una gasa y mejora de forma ostensible.

Y si seguís con problemas de piel, os recomendamos pasaros a la cosmética natural que nos ayuda a retrasar los síntomas del envejecimiento en la piel y las arrugas como la crema antiedad con Q10, el serum facial de argán, el aceite de argán, el aceite de rosa mosqueta, el aceite de árbol de té, el gel de aloe vera y el aceite de jojoba.