Ahora que comienza el buen tiempo, se agradece disponer de un desodorante que nos ayude a acabar el día frescos o, al menos, que evite un exceso de olor corporal o transpiración. No obstante, debemos ser concientes a la hora de elegir un desodorante de los riesgos que conlleva para la salud y que un buen desodorante no se debería elegir solo por su perfume o porque proometa proteger hasta 48 horas…

Los riesgos principales de los desodorantes tradicionales son:

  • Aluminio y el Clorhidrato de aluminio: relacionados con el cáncer de mama y con un incremento del riesgo de padecer Alzheimer.
  • Parabenes: disruptores del sistema endocrino.
  • Propilen Glycol: puede dañar el Sistema Nervioso Central, el hígado y el corazón.
  • Triclosan: antibiótico, no se depura en las plantas y afecta a todos los ecosistemas fluviales. Estudios apuntan a su actividad como disruptor encodrino y al desarrollo del cerebro.

Sii tan peligrosos son, seguro que los prohibirían, no? El tabaco desmonta esta pregunta…

Actualmente, existe la alternativa de usar desodorantes con alumbre. Son efectivos y respetuosos con tu salud y la del medioambeinte. Cuidado con aquellas multinacionales que, dentro de todo su paquete de productos, incluyen un desodorante sin aluminio… a veces llevan parabenes, o triclosan…