España lidera la reducción de la Ayuda Oficial al Desarrollo y lleva la cifra de cooperación a su mínimo histórico

El gobierno español desoye sus compromisos internacionales y la responsabilidad de una gobernanza global preocupada por la justicia social y sitúa la cifra destinada a la cooperación internacional en el 0’15%, mínimo histórico que demuestra que para nuestro país la cooperación no es una política pública sino una dádiva caritativa para el tiempo de bonanza.

Hoy se han dado a conocer los datos de la Ayuda Oficial al Desarrollo (AOD) del año 2012 por el Comité de Ayuda al Desarrollo (CAD) de la OCDE, donde por segundo año consecutivo se produce un descenso de las aportaciones destinadas a los países más pobres. Tal y como señala este organismo, el recorte en cooperación es desproporcionado respecto al del conjunto de los presupuestos de los países donantes.

España destaca entre los 24 países del CAD significativamente por la evolución de su AOD: en 2012 es el país que más recortó la ayuda, un 49,7%, a lo que hay que sumar el recorte del 32,7% el año anterior. Además, con mucha diferencia respecto al resto, España está mostrando una tendencia profundamente descendente de la AOD en los últimos años. Este descenso sitúa a la AOD española en el 0,15% de la RNB, muy alejada del 0,29% del promedio del CAD, en el 15º lugar entre los donantes del CAD en términos absolutos y el 21º en términos relativos (sobre un total de 24). Con este brutal recorte de su AOD, el compromiso de España con la agenda internacional de desarrollo se retrotrae a los años ochenta del pasado siglo, cuando España no formaba parte aun del CAD y no era, por lo tanto, considerada oficialmente como un país donante.

Esta evolución negativa del compromiso de España con la agenda internacional de desarrollo se pone de manifiesto con los datos del CAD en un momento crucial, cercanos al fin de la agenda ODM cuyo cumplimiento exigiría un refuerzo en el compromiso de los diferentes países, y con el inicio de negociaciones para la construcción de la agenda post-2015, cuya configuración demanda de voces autorizadas y legitimadas a partir de un sólido compromiso con el desarrollo. Paradójicamente, estos datos se anuncian el día previo a la celebración de la “Consulta de Alto Nivel de Madrid sobre Hambre, Seguridad Alimentaria y Nutrición en el Marco de Desarrollo Post-2015” donde a la luz de estos datos será muy difícil que España pueda tener una posición firme, comprometida y creíble.

La AOD mundial cayó en 2012 un 4% respecto al año anterior y un 6% respecto al año 2010, año en el que el conjunto de la ayuda mundial alcanzó su cifra histórica más alta. Esta caída de la AOD supone el descenso más importante desde el año 1997, en el que la agenda internacional de desarrollo se encontraba en un contexto muy diferente, caracterizado por la denominada “fatiga de la ayuda” y por la ausencia de una agenda consensuada en torno a objetivos comunes, como se produjo años más tarde en torno a los Objetivos de Desarrollo del Milenio.

El descenso de la AOD en 2012 se debe al retroceso de la ayuda en 15 países, aunque como apunta el CAD este se explica, fundamentalmente, por el abrupto descenso registrado en países como España (-49,7%), Italia (-34%), Grecia (-17%) y Portugal (-13,1%), así como por el elevado peso que significa el descenso, aunque menos acusado que los países anteriores, de EEUU (-2,8%).

El descenso de estos países contrasta con el reciente anuncio del ejecutivo británico, que hace pocas fechas anunció su compromiso de alcanzar un volumen de ayuda del 0,7% de su RNB en el periodo 2013-2014. Asimismo, el descenso contrasta con la tendencia de nueve de los 24 países del CAD que, aun en el contexto de crisis, han optado por fortalecer su compromiso con la agenda internacional de desarrollo y aumentar su AOD, entre los que destacan Australia, Austria, Islandia, Corea y Luxemburgo, todos ellos con un aumento superior al 5%.